cafeteria

¿Has pensado en abrir un nuevo negocio? Si la respuesta es afirmativa, es probable que hayas pensado en abrir una cafetería.

Pues bien, el negocio de las cafeterias sigue siendo un negocio rentable, ya que es dónde normalmente la gente suele ir a “socializar”. Ade más, una cafetería no es sólo servir cafés, si no tés, infusiones, pastas…

Por eso es muy importante tener en cuenta 2 factores:

  1. La zona dónde se ubica
  2. La materia prima.

Para entender el primer punto, hay que tener en cuenta  que una cafetería es un sitio social. Es decir, es dónde se reune mucha gente para parar un momento, relajarse y tomarse un café como excusa para hablar de cualquier tema.

Para comprender el segundo punto, es ideal pensar en los mejores productos, porque si bien, el café es una excusa para hablar entre amigos, un producto de mala calidad puede echar a perder esa conversación y acabar la conversación hablando de la mala calidad del producto. Así que tener una buena variedad de cafés y tés de buena calidad redundará en una buena experiencia del cliente y conversarán de manera más cómoda y así podrán repetir esa buena experiencia en el mismo sitio.

Son muchas las ideas que se pueden complementar a este tipo de negocio. Por ejemplo, un emprendedor abrió una cafetería-librería y así pudo no solo recuperar ese dinero invertido, sino también sacar beneficios para poder sostener su estilo de vida.

A veces es tan sólo tener una idea innovadora o generar una experiencia única e irrepetible en las personas para que tu cafetería destaque y pueda llegar a satisfacer los consumidores de café.

Por tanto, podemos decir que abrir una cafetería a día de hoy, sigue siendo rentable.